Descripción del sistema

El sistema GESINNE es un regulador inteligente de tensión que consigue estabilizar el voltaje de suministro eléctrico de una instalación, optimizándolo tanto para el correcto funcionamiento de las cargas como para la disminución de su consumo al volverse más eficientes. Tanto la regulación óptima de la tensión de suministro como el equilibrado entre fases conseguido mediante el control independiente de cada una de ellas obtienen entre otras ventajas importantes, un ahorro energético significativo.

Problemática técnica. Suministro de la red eléctrica

En España coexisten principalmente los sistemas tensionales B2 (220/380 V) y B3 (230/400 V).

Existe una única infraestructura que alimenta a clientes con necesidades muy diferentes, que producen fluctuaciones de la tensión en toda la línea. Las redes eléctricas tienen varios kilómetros de longitud y son lineales, debiendo llegar un mínimo legal de tensión al último suministro de la red, produciéndose habitualmente sobretensiones en los puntos más cercanos a la fuente de generación, y subtensiones en los últimos usuarios.

Por real decreto, las distribuidoras tienen un margen o tolerancia de ± 7 % sobre la tensión nominal que deben suministrar (220V y 230V, RD 1955/2000).
Los equipos electrónicos están diseñados para trabajar dentro de ese intervalo, pero no consumirán lo mismo ni tendrán la misma vida útil.

Desequilibrios de corriente

Según el teorema de Fortescue, un desequilibrio tensional del 5% entre fases produce una merma en el rendimiento del 25% en motores y aparamenta trifásica.
Además, cuando por la tres fases de un sistema trifásico no circulan las mismas intensidades, debido a este desequilibrio se producen calentamientos, desgaste de los rodamientos y reducción de la vida útil de los equipos.

Por otro lado, debido al efecto Joule, al pasar la corriente a través de los cables se producen pérdidas térmicas directamente proporcionales a esta, lo que se traduce en un mayor consumo eléctrico.

VALOR EFICAZ RMS

NOMINAL

MÍNIMA

MÁXIMA

SISTEMA B2

220

204.6

235.4

SISTEMA B3

230

213.9

246.1

SISTEMA B2

380

353.4

406.6

SISTEMA B3

400

372

428

EQUIPOS ELÉCTRICOS ESTÁNDAR

230

400

207

360

253

440

Factores de ahorro

• Funcionamiento de los equipos en el valor óptimo de la tensión de trabajo, que supone una mejora en la eficiencia y un ahorro en energía activa.

• Reducción del consumo de reactiva: supone una disminución de la potencia aparente, que repercute positivamente en la eficiencia.

• Instalación sobredimensionada: reducción de la energía consumida en instalaciones donde el trabajo efectivo obtenido es mayor del necesario.

Todas las mejoras anteriores suponen un descenso de la potencia aparente (y consecuentemente en la intensidad), ya sea reduciendo la potencia activa o la reactiva, y esto supone un ahorro extra en energía activa debido a una mejora adicional en la eficiencia, provocada especialmente por el descenso de las pérdidas por calentamiento (efecto Joule), que son proporcionales a la potencia aparente.

Ahorros por tipos de carga

Las mayores ventajas se obtienen en los grandes grupos de consumo, como iluminación y climatización, pero también en los sistemas electrónicos y equipos conectados permanentemente.

GRUPO DE CONSUMO

TIPOS DE CARGA

AHORRO CON GESINNE

Iluminación

Halogenuros, Fluorescencia Convencional, Incandescencia

Led, Fluorescencia Bajo Consumo

15 %

5 - 9 %

Climatización

Fijo (Todo-Nada)

Variable (Con Inverter)

10 %

7%

Cafetería

Hornos

Equipos Frigoríficos

15 - 15 %

9 %

Spa y Piscinas

Bombas, Depuradora, ...

12 %

Sistemas Electrónicos

Ascensores, Servidores, Equipos conectados, ...

Variable

Con una sencilla instalación los equipos GESINNE permitirán reducir el consumo eléctrico de su empresa y por tanto los costes de su factura eléctrica